Sin voz

Me visita la nostalgia, la saludo, me siento con ella. Dice que he cambiado, quiere que mire atrás. Lo hago Tiene razón. Allá atrás en el tiempo –dice–  podías hablar de inspiración, poesía y traviesas gotas de lluvia danzantes, sin sonar fingida. Podías emocionarte con cualquier manualidad o proyecto raro que a veces te dejabaSigue leyendo “Sin voz”